Vacaciones eco en familia

No sé a vosotros, pero en casa nos gustan las propuestas educativas para disfrutar del tiempo libre. Aquellas con las que nos divertimos y que, en la medida de lo posible, nos aportan conocimiento y nos ayudan a comprender y a apreciar el entorno.

Por eso hemos pensado en cinco propuestas para disfrutar de unas vacaciones eco y en familia

1- Fundació Cram

La fundación CRAM es un centro de recuperación de animales marinos. A parte de proteger la biodiversidad marina a través de diferentes acciones locales organizan diferentes talleres para niños y niñas desde los 3 años relacionados con su trabajo. Además tenéis la playa al lado…así que podéis hacer el día completo.

2- Ecocamping Vinyols

¡Nosotras no faltamos ningún año! Este camping lo tiene todo: es pequeño, los peques pueden corretear solos, está lleno de animales, se organizan muchas actividades relacionadas con el entorno, hay una granja, … Si no sabéis donde ir este verano, os lo recomendamos.

3- Butterfly park

Al Butterfly Park podemos disfrutar del contacto directo con la naturaleza y los animales. El objetivo de este parque es que conozcamos la vida de las mariposas en todo su ciclo vital y la gran variedad de especies que existen. Aunque no es una propuesta exactamente eco, si que os ayudará a conocer y amar a los animales en un ambiente respetuoso.

Recogida de plástico

Recogida de plástico

4- Recogida de plástico

Una manera de concienciar a los peques del cuidado de la tierra y de darle un poco de valor a todo lo que consumimos es darnos un paseo por alguna de nuestras playas o montañas. Esta todo lleno de escombros, sobretodo de plástico. Alguna vez hemos ido a recoger basura a la playa en un momento recoges un montón. Esto nos da un poco de perspectiva sobre nuestra manera de consumir. Diferentes ONG y asociaciones organizan salidas a playas, ríos, etc para limpiarlas. Greenpeace, por ejemplo, está desarrollando la campaña ¡Maldito plástico!.

5- Món Natura Delta

Situado en el Delta de l’Ebre, este parque está pensado para saber cómo se vive en el Delta. Desde sus instalaciones podemos avistar pájaros, conocer el cultivo del arroz y la sal, pescar a la manera tradicional y comer mejillones. ¡Psss!, os contamos un secreto: ¡están buenísimos! 😉

¡Qué disfrutéis de estas cinco propuestas de vacaciones eco y en familia!